Ciudad del Cabo tiene de todo

Ciudad del Cabo vista ciudad

Visitar Kaapstad o Ikapa no dice mucho a muchos, a menos que seas sudafricano o conozcas lenguas como el afrikáans o el xhosa. Ya decir Cape Town suena mucho mejor. Pero el término en nuestro idioma es Ciudad del Cabo, y así ya la presentación se completa.

Ciudad del Cabo es la segunda ciudad más poblada de Sudáfrica después de Johannesburgo, y es la capital legislativa del país más austral del continente negro, sede del Parlamento Nacional y de muchas otras entidades gubernamentales.

Pero su atractivo principal es ser el principal destino turístico de África, además de la urbe con mejor nivel y calidad de vida del continente, y la número 85 a nivel mundial, según el ranking elaborado por la firma Mercer Human Resources Consulting.

A simple vista el recorrido por la ciudad parece sencillo, quizás entorpecido muy levemente por los miles de turistas que colman sus calles a toda hora y que persiguen el mismo objetivo: conocer de cerca una ciudad que parece tenerlo todo.

La Ciudad del Cabo se expande a los pies de Table Mountain, una formidable meseta provista de un mirador corrido y un periférico que desciende suavemente desde la cima de la montaña. Es ahí donde el visitante advierte que la ciudad es mucho más grande que lo que aparenta ser. Estamos hablando de casi 4 mil kilómetros cuadrados, atrapados entre Table Mountain y la unión de los océanos Atlántico e Índico.

Table Mountain Cape Town
Table Mountain, Cape Town

Entonces, lo más saludable para no perderse es comenzar desde el puerto, una zona colmada de restaurantes, tiendas, cafés, bares y lugares sumamente interesantes.

Museo del Diamante

Único de su tipo  y donde se muestran gemas de todos los tipos y tamaños, algunas cotizadas en más de 2 millones de dólares.

Uno de los grandes atractivos dentro del reciento es el vestido negro cubierto de las anheladas piedras que llevó puesto la actriz sudafricana Charlize Theron cuando recibió el Premio Oscar a la Mejor Actriz Femenina en el año 2003 por su interpretación en el filme Monster.

Otros lugares de obligada visita son el Museo de Robben Island, dedicado a la figura de Nelson Mandela; el Clock Tower; el Alfred Mall; el Museo Interactivo del Rugby, donde el visitante puede patear balones y hacer pruebas de habilidades, y el Victoria Wharf, este último con una exquisita oferta gastronómica y con una terraza desde donde se domina todo el puerto y la majestuosa elevación de Table Mountain, con su cima cubierta de nubes rodante durante buena parte de la mañana y la tarde.

mall Victoria Wharf, Centro comercial
Centro Comercial Victoria Wharf, Ciudad del Cabo, Sudáfrica

Pese a una afluencia turística que supera varios millones de visitantes por año, la ciudad ofrece buenas instalaciones hoteleras, tanto en el centro de la urbe como en las zonas periféricas. Ejemplos de ellos son el Commodore Hotel, el Dock House Boutique Hotel, el Cape Grace, el Portswood, el Table Bay Sun International, el Victoria & Alfred, y el Queen Victoria, sin dudas el más emblemático y concurrido de todos.

El anfiteatro y el Acuario “Two Oceans” ofrecen espectáculos durante todo el año, aunque cualquier plaza de la ciudad garantiza actuaciones de bandas locales, muchas de ellas con sonoridades y cantos propios de las innumerables etnias que habitan en Sudáfrica.

Desde la plataforma de madera que lleva a la Torre del Reloj, el visitante accede a tres lugares llenos de colorido y belleza: el Quay Four, el Cape Union Mart y el African Trading Port, donde los artesanos locales ofrecen lo mejor de su arte ante los ojos asombrados de los turistas. Las lámparas y los adornos, por ejemplo, que estos artistas confeccionan a partir de huevos de avestruz son sencillamente asombrosos.

No lejos de allí se encuentra el Den Anker, un cómodo y fresco restaurante especializado en comida belga que ofrece, además, paseos por las frías aguas de la bahía en góndolas de estilo vikingo. Para quienes prefieran un toque más tropical, también hay paseos en galones piratas por toda el área del malecón.

Y quizás el último punto del recorrido hacia el sur de la gran urbe, antes de tropezarse con la convergencia de los océanos Atlántico e Índico, sea el estadio de fútbol de Ciudad del Cabo, una impresionante instalación construida para la celebración en el año 2010 de la Copa Mundial.

Estadio Olímpico, Sudáfrica
Estadio Olímpico, Ciudad del Cabo, Sudáfrica

En fin, Ciudad del Cabo tiene mucho que ofrecer, mucho para ver y descubrir, mucho que desandar y disfrutar. Se necesita tiempo para intentar verlo todo o casi todo. Lo mejor es regresar en cuanto se pueda para seguir admirando la belleza natural y los encantos de la ciudad que lo tiene todo.

Jorge Coromina

Autor: Jorge Coromina

Apasionado a la fotografía, la música Rock y la naturaleza.

Jorge Coromina

Apasionado a la fotografía, la música Rock y la naturaleza.

Leave Your Comment