Ojo, estrés laboral a la vista

estrés laboral

El trabajo puede ser una fuente importante de estrés, y por eso es habitual hablar de estrés laboral. Las causas más comunes de estrés laboral son: los salarios bajos, el volumen elevado o sobrecarga de trabajo o la falta de oportunidades de promoción.

Las tendencias actuales muestran la preocupación de los organismos gubernamentales y las empresas por mejorar el bienestar de sus empleados, dada la importancia de estos en la productividad y los resultados finales.

Es por ello que se recomienda, implementar planes de seguridad laboral que incluyan: el diagnóstico y prevención de enfermedades asociadas al trabajo como el estrés; así como la realización de actividades sistemáticas encaminadas al fortalecimiento de la salud de los trabajadores en su entorno, ya sea de forma grupal o individual.

Para el diagnóstico, se hace necesario:

  • Localizar la fuente del estrés. Una buena recomendación es mantener un diario o tomar nota rutinariamente durante un par de semanas escribiendo todas aquellas situaciones que nos generan más estrés y cómo respondemos a las mismas.
  • Cuantos más detalles aportemos al contexto, lo que sentimos y las personas que nos rodean, más completa será la identificación de las fuentes principales del estrés.
  • También es importante apuntar cómo reaccionamos ante esas situaciones estresantes y evaluar qué reacciones son las que más han contribuido a reducirlo, como por ejemplo salir a dar un paseo al aire libre.

Por otra parte, son varias las formas que se recomiendan para combatir el estrés laboral, como por ejemplo:

  • Aprender a delegar: Hemos de asumir que no podemos asumir siempre todas las tareas, que la vida no solo es trabajo, que es importante para nuestra salud a largo plazo y, por extensión, nuestro rendimiento, compaginar adecuadamente el trabajo y la vida personal.
  • Tiempo para descansar: Este proceso de recuperación requiere “desconectar” de la actividad laboral cuando no se está trabajando. También es importante desconectar totalmente durante el período de vacaciones.
  • Aprender a relajarse: las técnicas como la meditación, los ejercicios de respiración profunda, la alimentación saludable y la conciencia plena pueden ayudar a liberar estrés y conseguir, junto con los otros puntos, una vida un poco más feliz y menos dedicada, a todas horas, a pensar en el trabajo.
  • Ejercicio: evitar el sedentarismo, practicar algún deporte por 30 minutos diarios, realizar pausas activas y entrenar la mente.
  • Relaciones interpersonales: dedicar tiempo de calidad a su familia y amigos.
  • Terapia sicológica: solicitar tratamiento acompañado de su familia y personas involucradas en su entorno laboral, fomentar el diálogo entre compañeros y tener charlas de motivación grupal.
  • Control médico: asistir permanentemente a terapias ocupacionales y notificar los síntomas a tiempo.

Para los trabajadores es importante sentir que su bienestar es necesario para la empresa, por lo que este tipo de programas junto con las actividades propias de salud ocupacional deben ser una prioridad no solo a la hora de implementar acciones correctivas sino también motivacionales, esto influirá también en los índices de productividad, ausentismo y de compromiso con el empleo.

Dr. MsC. J. C. Ginarte

Autor: Dr. MsC. J. C. Ginarte

Esto es una prueba

Leave Your Comment