Tres Días por Nueva York, la “Capital del Mundo”

Nueva-York-vista-aerea

Nueva York y Manhattan

Desacostumbrado a un frío de menos cinco grados centígrados (eso mismo, -5 grados, en números para que se aprecie bien), forrado de arriba abajo y sin deseos de sacar las manos de los bolsillos del abrigo para tomar fotos. Así andaba a finales de diciembre por las calles de Manhattan, la más famosa barriada de la Gran Manzana, de la ciudad de Nueva York.

Barrio Chino, ONU y Broadway

En ese primer día recorrí el conocido China Town (Barrio Chino), vi de cerca el hermoso edificio que sirve de sede a la Organización de Naciones Unidas, la zona de Broadway y el distrito financiero. Fueron horas de intensas caminatas, de día y de noche, y es que en temporada invernal el sol se pone en Nueva York poco después de las 4:30pm, así que cualquier hora es buena.

Edificio Empire State y Estatua de la Libertad

Pero el impulso de cualquier fotógrafo es más fuerte que el invierno más intenso. Y ni siquiera al día siguiente, que la temperatura descendió a un gélido -12 (¡como para rematar!), me limité a andar las calles, subirme a un ómnibus descapotado, disfrutar la vista desde el observatorio público del Edificio Empire State, deleitarme con los patinadores en la pista de hielo del Rockefeller Center o subir a un ferry para pasar cerca de la Estatua de la Libertad, ubicada en la Isla Ellis.

Time Square y Madison Square Garden

Y el tercer día fue igual de frío, aunque menos. Solo -8 grados (casi nada), pero con un sol brillante que iluminaba las bellezas de otros lugares icónicos de esta ciudad aplastante de ocho millones de habitantes: el Memorial a las Víctimas del 11 de Septiembre de 2011, el nuevo y majestuoso One World Trade Center, Wall Street, la Iglesia de la Santa Trinidad, la estación del ferry de Staten Island, el puente de Brooklyn, la siempre bulliciosa Time Square o el Madison Square Garden, por solo mencionar unos pocos lugares de interés.

La isla de Manhattan, con sus 21,7 kilómetros de longitud por 3,7 kilómetros de ancho, ofrece tanto para hacer que se necesitarían meses de paseo para cubrir todo lo que de interesante posee.

Manhattan está rodeada por tres espectaculares ríos: el East, el Harlem y el Hudson. Se divide en 5 zonas: Lower Manhattan, Midtown Manhattan, Upper Manhattan, Harlem, Washington Heights y otros barrios, pero no están delimitados oficialmente por razones económicas.

El nombre “Manhattan” proviene de la palabra Mannahatta, la cual significaba “isla de colinas”. Ésta fue vendida para luego convertirse en una colonia holandesa, pero esto no duró por mucho tiempo, ya que luego fue tomada por los ingleses, momento donde se eligió el nombre de Nueva York en honor al Duque York.

Hoy en día, Manhattan es uno de los distritos más visitados de Nueva York. De hecho, muchas personas los ven como sinónimos, y es el centro de los medios de comunicación y de las empresas de finanzas mundiales.

La mejor manera de trasladarse en Manhattan es caminar, y la peor es en auto o taxi, debido a los atascos y tráfico constante. No obstantes, para recorrer grandes distancias, el metro es el medio de transporte ideal. Tiene precios asequibles y opciones para, incluso, hacer varias conexiones después de realizar un solo pago, válido por 24 horas.

Pero no tenga miedo y camine. Andar a pie por los distintos barrios de Manhattan es muy sencillo ya que la estructura es muy organizada, con calles debidamente enumeradas y, a su vez, atravesadas por avenidas las cuales también cumplen con una señalización fácil de seguir.

Ah, y no dude en preguntar direcciones o aclarar dudas con los neoyorquinos. Contrario a la creencia popular de que los residentes de Nueva York no son personas agradables, mi experiencia personal me hizo constatar todo lo contrario.

Es cierto que el ritmo que impone una gran urbe como esa es sencillamente frenético y hasta caótico, pero sus gentes siempre estás dispuestas a ayudar y auxiliar a los visitantes, incluso cuando nadie les ha pedido ayuda y se percatan que el forastero anda visiblemente “perdido” en esa mole de acero, cristal, asfalto, art decó e historia.

Jorge Coromina

Autor: Jorge Coromina

Apasionado a la fotografía, la música Rock y la naturaleza.

Jorge Coromina

Apasionado a la fotografía, la música Rock y la naturaleza.

2 Comments

Leave Your Comment