De mochilera por Trinidad, ciudad museo del Caribe

Trinidad

Hoy nuestro recorrido será por Trinidad, ya he preparado el equipaje y bien se puede viajar desde La Habana a ese destino del centro sureste de Cuba, a unos 316   kilómetros de la capital cubana por la Autopista Nacional, en auto rentado, en autobús de la empresa Vía Azul por 25 cuc (moneda libremente convertible cubana) o en uno de esos coches clásicos que te recogen en la casa de renta donde te hospedas y te llevan hasta el alojamiento en Trinidad.

Previamente contactamos con Ana, en Casa Felipe, una de las tantas viviendas que acogen a turistas en esa ciudad. Allí hay dos habitaciones disponibles, climatizadas, confortables, y confirmamos que estaremos por allá unos días.

Sí, porque Trinidad hay que andarla despacio, para atrapar en cada instante esa inigualable sensación de estar en un sitio detenido en el tiempo, admirar sus valores patrimoniales que cumplen en 2019 los 505 años, pues datan de la época de su fundación en 1514.

Maravilloso es su Centro Histórico, con sus 50 manzanas que abarca más de 2 000 edificaciones, entre viviendas representativas de los años que van del XVIII y XIX, así como instalaciones de fines culturales, sociales y turísticos.

Ven conmigo, el Blog del Grupo Excelencias es una publicación que te oferta este tour virtual

Vamos a disfrutar este recorrido que dejará en vosotros un recuerdo grato e inolvidable. ¡Prueba ya! No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy y date una escapadita a esta ciudad detenida en el tiempo.

TRINIDAD, UNA DE LAS VILLAS FUNDADAS POR LOS ESPAÑOLES

Antes de iniciar nuestro recorrido vamos a rememorar datos de interés de esta ciudad, que integra la lista de las Siete Villas de Cuba, fundadas por los colonizadores españoles en el siglo XVI.

El año de 1514 resultó una etapa muy activa en cuanto a la creación de las Villas en la Isla, de la mano del conquistador hispano Diego Velázquez de Cuellar. Fue así que tomaron vida las Villas de la Santísima Trinidad, la de Sancti Spíritus, la de Santa María del Puerto del Príncipe, posteriormente llamada hasta hoy Camagüey.

Fue en diciembre de 1513 que llegó a la zona Velázquez de Cuellar y mandó a explorar aquel territorio con una población indígena formada por arahuacos que vivían en el cacicazgo de Guamuhaya.

Los cronistas difieren en la fecha de su fundación, algunos afirman que fue en enero y otros en febrero, pero su ubicación inicial la situaba lejos de los lavaderos de oro del metal que extraían los indígenas, y luego ocupó el lugar que tiene ahora. Los historiadores de Indias cuentan que la primera misa fue oficiada debajo de un jigüe frondoso, con lo cual ocurrió la fundación de la Tercera Villa, calificada como una de las más notorias del continente americano.

La historia recoge como un dato destacado que en 1518 partió el español Hernán Cortés, con sus naves, a la conquista de México.

De un hato pequeño, fue creciendo y edificando instalaciones en un contexto urbano caracterizado por su esmerada tipología y la cuidadosa homogeneidad constructiva. Peculiaridades que pueden verse en la contemporaneidad.

Trinidad Plaza
Trinidad Plaza

TRINIDAD: ANDAR SUS CALLES

Expertos en conservación arquitectónica indican que Trinidad es la ciudad de Cuba que mejor ha conservado su sello primigenio, razón por la cual ha recibido la condición de Patrimonio Cultural de la Humanidad conferido por La UNESCO en 1988, junto al cercano Valle de los Ingenios, ubicado a pocos kilómetros al este.

No se puede dejar de resaltar que Trinidad es ejemplo de turismo sostenible, pero que además recibió recientemente la condición de Ciudad Artesanal del Mundo, otorgado por el Consejo Mundial de Artesanías, fundado en 1964 en Nueva York.

¿Te entusiamas a andar sus calles? Pues ya estamos listos. Es realmente majestuosa, tiene ese sello aristocrático de raíces asentadas en castillos y mansiones de altos ventanales con rejas que semejan filigranas. Caobas, cedros y otros árboles sirvieron para construir sus ventanales, altos, espaciosos, para permitir la entrada de la fresca brisa. Cubiertas de tejas rojas dan un matiz alegre y rematan las edificaciones.

Trinidad - Vista aérea
Trinidad Vista Aérea

Vas a quedar cautivado, son muy variados los atractivos de Trinidad, por eso no resulta sorprendente que en temporada alta de turismo (noviembre-abril) lleguen hasta esa ciudad 10 000 visitantes. Entre las atracciones destacadas figuran:

  • Plaza Mayor de Trinidad con sus blancas verjas que parecen encaje resulta como una postal sacada de un libro antiguo. Llama la atención la estatua de  de Terpsicore, musa de la danza, escoltada por las altas palmas reales de penacho verde que circunda esta plaza.
  • Antiguo Palacio Cantero, actualmente Museo de Historia Municipal, cuya visita cuesta 2 CUC y te permite además de observar elementos que reflejan la historia de la ciudad subir a la torre de la cual se visualiza una panorámica espectacular.
  • Palacio Brunet, actualmente es el Museo Romántico, está ubicado en una de las calles que circundan la Plaza Mayor, que combina la arquitectura múdejar con la neoclásica y cuenta con un patio andaluz que en otros tiempos fue calificado como el más bello de Cuba. En el interior del Museo se conservan mobiliarios, vajillas y objetos de arte de gran valor.
  • Museo de arquitectura colonial, ubicado a un costado de la Plaza Mayor fue vivienda de la familia Sánchez Iznaga resulta un sitio de interés como valioso exponente de la arquitectura de otra época. Ideal para los interesados en esa temática.
  • Casa de la Música, Las noches en Trinidad tienen un matiz romántico, sosegado, pero puede volverse rítmico, bullicioso por igual, sobre todo si decides ir a bailar.
  • Restaurante Plaza Mayor tiene una oferta de menú criollo y otros platillos. Allí concurren grupos de música que cantan al ritmo de la comida. Tiene un bello patio y está ubicado en una bonita casona.
  • Discoteca en el fondo de la cueva Ayala, se le reconoce como un sitio exótico, un buen lugar para bailar y disfrutar la música cubana.
  • La Canchánchara, lugar único en Cuba en la oferta de la bebida que da nombre al establecimiento: Canchánchara, la cual la sirven en un cuenco de barro, con su mezcla de aguardiente de caña, miel de abeja y zumo de limón. Era bebida por los miembros del Ejército Libertador en días húmedos y fríos durante la guerra por la independencia de Cuba.
  • Folklor en el Palenque de los Congos Reales, allí se pueden disfrutar los ritmos afrocubanos, y también de música salsa para bailar y pasar una noche agradable.
  • Valle de los Ingenios: Más de 70 sitios arqueológicos de alto va­lor, entre ellos 13 casas haciendas (Manaca- Iznaga, Buena Vista, Delicias, Guáimaro y Magua y torres-campanario de San Isidro) en el Valle de los Ingenios, el cual fue nombrado de forma oficial Valle de San Luis, donde se puede observar lo que fue el esplendor de la industria azucarera en otros tiempos y unos paisajes naturales de gran belleza.
  • Torre Iznaga tiene una altura de 45 metros compartidos en siete niveles o pisos, y está vinculada a la leyenda de los hermanos Iznaga sobre asuntos amorosos, su construcción data de 1816. Desde allí se anunciaba mediante campanadas la marcha de los esclavos a los campos de caña y se avizoraba cualquier fuga, así como algún peligro.

 

PLAYA ANCON, RIBERAS TRINITARIAS, UNA ATRACTIVA OPCION

Está ubicada a 15 kilómetros de Trinidad la playa Ancón, la cual  posee una de las dunas más bellas de Cuba, donde no faltan en su exuberante fondo marino la presencia de corales negros, junto a los peces tropicales, las estrellas de mar, las gorgonias y las esponjas.

Hasta la ribera trinitaria, una atractiva opción que no debe pasarse por alto, se puede llegar en bicicleta quienes practican este deporte y les gusta ir disfrutando del paisaje, o en auto, porque el servicio de taxi es igual posible para hacer el recorrido.

En esa zona hay hoteles con diversidad en sus perfiles arquitectónicos como Trinidad del Mar, Ancón y Costa Sur.

TRINIDAD, CIUDAD MUSEO DEL CARIBE

Al andar las calles de Trinidad llama la atención de nuestro recorrido las artesanías que allí se ofertan, desde vestidos de lino bellamente trabajados e ideales para el calor de la Isla, como sombreros curiosamente tejidos, ideales para cubrirse del sol prodigo en cálidos rayos dorados.

Las tejedoras igualmente ofrecen muestras de su destreza con hilo y agujetas que dan vida a confecciones muy bonitas, a la vez que se escuchan pregoneros anunciando sus productos.

Es como un viaje en la máquina del tiempo, no en balde se le denomina Ciudad Museo del Caribe.

Para hacer posible la estancia del visitante se unen los esfuerzos estatales con instalaciones turísticas que suman un porcentaje de las habitaciones dispuestas para la renta, mientras el resto se complementa con las ofertas de las casas de viviendas que, con su licencia correspondiente acreditada, se suman al alquiler con óptimas condiciones.

Trinidad representa un destino ideal para un viaje por Cuba, no pierdas esa oportunidad,

Maria Elena Balán Sainz

Autor: Maria Elena Balán Sainz

Soy periodista. Me gusta viajar. Conocer nuevos lugares que enriquezcan mi cultura y conocimientos. Amo recorrer sitios patrimoniales. Apreciar de cerca hallazgos arqueológicos. En fin, hacer turismo y dejar reflejado en un post mis impresiones. Gracias por leer mis artículos.

Maria Elena Balán Sainz

Soy periodista. Me gusta viajar. Conocer nuevos lugares que enriquezcan mi cultura y conocimientos. Amo recorrer sitios patrimoniales. Apreciar de cerca hallazgos arqueológicos. En fin, hacer turismo y dejar reflejado en un post mis impresiones. Gracias por leer mis artículos.

Leave Your Comment

Copyright © 2019 2019. All rights reserved.
Proudly powered by 2019. Theme 2019 made by FitWP.